8 agosto, 2022

Trabajando el desarrollo de competencias. Asunción de riesgos y aceptación del error

Durante los primeros años de vida de cada ser humano se generan los cimientos sobre los que se asentará su carácter y personalidad adulta, por lo que, en la medida en que se facilite al menor la gestión de sus emociones y relaciones interpersonales a lo largo de esta etapa, se fomentará una mayor capacidad para asumir riesgos en el futuro y aceptar los errores que pueda cometer, tomándolos como una valiosa experiencia de la que aprender y condicionar su comportamiento.

En este sentido, hay que tener en cuenta que nuestra capacidad para la asunción de riesgos y aceptación del error vendrá determinada por el desarrollo de una serie capacidades que pasamos a enumerar a continuación:

Autoestima: se puede definir como el sentimiento o concepto que tenemos sobre nosotros mismos y que está basada en nuestros sentimientos, sensaciones y experiencias sobre nuestra existencia.

Si atendemos a lo expuesto por el psicólogo y psicoterapeuta canadiense Nathaniel Branden, los pilares fundamentales sobre los que se establecerá la autoestima del individuo son las siguientes:

  • Autoeficacia; se considera como la confianza en la capacidad propia de pensar, relacionada con los procesos para juzgar, elegir y decidir, así como para comprender los acontecimientos de la realidad que se encuentran dentro de nuestro entorno, en cuanto a intereses y necesidades.
  • Autodignidad; se trata de la actitud del ser humano hacia su derecho a la vida, al éxito y a la felicidad, es decir, la predisposición propia de las personas hacia el logro, el respeto, la amistad y el amor.

Tolerancia a la frustración: este concepto implica la capacidad para enfrentarnos a nuestros problemas y limitaciones que se nos presentan a lo largo de la vida, a pesar de la insatisfacción que pueda provocarnos el incumplimiento de un deseo, proyecto o ilusiones.

Toma de decisiones: consiste en el proceso que se desarrolla para llevar a cabo una selección entre las distintas alternativas existentes para resolver las situaciones que se nos presentan en nuestra vida personal, familiar y profesional.

Aceptación del error: esta capacidad se basa en el reconocimiento de un resultado distinto del esperado, la búsqueda de la reparación de dicho resultado negativo y el aprendizaje para lograr en el futuro un mejor resultado.

Capacidad para hacer y recibir críticas: se trata de la capacidad necesaria para absorber la información procedente de las críticas realizadas por otras personas, diferenciando entre críticas constructivas y destructivas, así como para elaborar una opinión fundada hacia los comportamientos y acciones de los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.