Introducción al desarrollo evolutivo en la infancia y la adolescencia

Toda persona, cuando nace, dispone de un impresionante repertorio genético y filogenético que servirá de punto de partida para nuestro desarrollo posterior, a medida que entramos en contacto con los diferentes escenarios que forman nuestro entorno vital.

Desde ese mismo momento, comienza un extraordinario proceso de desarrollo evolutivo marcado por la información genética integrada en nuestro organismo pero que, de forma análoga, se verá condicionado por el contexto físico, social y cultural en el que vivimos y que tendrá una fuerte influencia sobre nuestro crecimiento personal.

En este sentido, desde la óptica de la psicología evolutiva, podemos contemplar el desarrollo humano en la infancia y la adolescencia atendiendo a tres ámbitos fundamentales:

  • Desarrollo físico: se refiere a los distintos cambios corporales experimentados durante la niñez, la pubertad y la adolescencia, en aspectos como la estatura, el peso, el desarrollo del sistema nervioso o el desarrollo de las habilidades motoras.
  • Desarrollo cognitivo: viene determinado por los cambios en el proceso de pensamiento del individuo, y que influyen sobre el aprendizaje, las habilidades lingüísticas o la memoria.
  • Desarrollo psicosocial: basado específicamente en los cambios relativos a aspectos sociales y emocionales de la personalidad.

Dada la enorme complejidad de este extraordinario proceso, hemos decidido iniciar una serie de artículos en este blog en el que se recojan sucesivamente, los aspectos más destacados del crecimiento evolutivo durante la infancia y la adolescencia, estableciendo tres etapas de análisis: entre los 3 y los 6 años, entre los 7 y los 10 años y, finalmente, entre los 11 y los 14 años.

Es preciso aclarar que el desarrollo evolutivo es un proceso totalmente continuo y que esta división es meramente orientativa y pedagógica, con el fin de conseguir un mayor enfoque sobre los distintos cambios fundamentales que se producen en el crecimiento físico, cognitivo y psicosocial del niño.

Si bien, como hemos comentado, se profundizará en las próximas entradas de este blog sobre los aspectos más relevantes del desarrollo evolutivo en cada una de estas fases, desde el Instituto de Altos Estudios Especializados SERCA queremos recordarte que en nuestra amplísima oferta formativa dispones de un curso profesional específico sobre desarrollo evolutivo en la infancia y la adolescencia (4 créditos ECTS – modalidad online), a través del cual podrás adquirir la cualificación necesaria para tu especialización en este campo.

Si deseas obtener más detalles sobre las características, objetivos, competencias de la formación y programa de esta acción formativa, consulta su ficha informativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.