8 agosto, 2022
Gamificacion en el aula que es

Gamificación en el aula: qué es y cómo aplicarla en clase

¿Tus alumnos están desmotivados en clase? ¿Se dispersan y no atienden? ¿Se atrancan con las matemáticas? ¡Es hora de poner en marcha la gamificación!

Espera, ¿no has escuchado hablar nunca de este término? No te preocupes. Hoy en el blog, hablamos sobre esta propuesta de aprendizaje que cada vez está más presente en las clases. Te contamos todo sobre la gamificación en el aula.

¿Qué es la gamificación?

Antes de adentrarnos en el concepto de gamificación como una técnica de aprendizaje, debemos definir el término de gamificación.

La gamificación consiste en aplicar la mecánica de los juegos en entornos no lúdicos para mejorar el aprendizaje. Sí, aprender jugando. Y no sólo se utiliza en el área educativa, sino que, últimamente, también está siendo aplicada en entornos empresariales, técnicas de marketing, salud o en tareas del día a día.

En este caso, vamos a centrarnos en la aplicación gamificación en el aula, que podemos traducir como aprender en clase, a través del juego.

Esta metodología educativa no es nueva, puesto que el juego como técnica de aprendizaje ya se utilizaba de antes. Ha sido la evolución de los medios digitales, la tecnología y los videojuegos lo que ha hecho que el término gamificación coja fuerza.

Su objetivo es mejorar los resultados de los alumnos, captando su atención y motivándolos a progresar, utilizando dinámicas sacadas de los juegos, como por ejemplo, diferentes niveles o recompensas. Esto hace que los estudiantes se involucren más, estén más motivados (gracias a la liberación de dopamina) y, por lo tanto, se produzca una mejora del aprendizaje.

Beneficios de la gamificación en el aula

Aplicar gamificación en el aula y utilizar juegos educativos en clase tiene diversas ventajas:

  • Mayor motivación. Gracias a la participación por parte de los alumnos, las clases se vuelven más dinámicas, por lo que el interés de los estudiantes aumentará y por ende, estarán más motivados e implicados en el proceso de aprendizaje. Se es más productivo cuando estás haciendo algo que te gusta.
  • Comunicación y trabajo en equipo. Muchas de estas dinámicas se realizan en grupo, lo que hace que la clase trabaje en equipo, afianzando el compañerismo, la cooperación y la integración del alumnado. Esto hace que las habilidades de comunicación también se pongan en práctica.
  • Mejora el rendimiento académico. Debido a su implicación a través del juego, los alumnos consolidan mejor los conocimientos. Esto se ve reflejado posteriormente en las notas.
  • Superación y mejora del rendimiento personal. La gamificación en el aula desarrolla la competencia sana también, lo que hace que el alumno quiera superarse cada vez más a sí mismo (y a sus compañeros).
  • Potencia la creatividad. El alumno tiene que buscar soluciones, lo que hace que se ponga en marcha su creatividad.

Como ves, muchos de esos beneficios de la gamificación en el aula se relacionan con el desarrollo de las llamadas soft skills, que son muy importantes en el desarrollo personal y que luego serán muy útiles a la hora de buscar empleo.

La gamificación se adapta a cada estudiante, que aprende a su propio ritmo de aprendizaje. Además, este método, también refuerza otras habilidades como la tolerancia al fracaso, ya que, como sabemos, en el juego, unas veces se gana y otras se pierde.

como aplicar gamificacion en el aula

Cómo aplicar gamificación en tus clases

Si notas que tus alumnos están desmotivados, en Instituto Serca te hablamos sobre algunas dinámicas de juego que puedes poner en práctica en tu clase.

Lo primero que tienes que hacer es fijar un objetivo, o una “meta” y establecer unas normas del juego. Y, a partir de ahí, utilizar mecánicas basadas en los juegos para fomentar la participación del alumnado, como por ejemplo:

  • Recompensas. Puedes dar un beneficio o premio por cada prueba superada.
  • Niveles. Como en los videojuegos existen diferentes niveles de dificultad, en clase también. Debes empezar por lo más fácil, a lo más difícil. Y por cada nivel superado, puedes dar una recompensa.
  • Clasificaciones. Para utilizar la competitividad como instrumento de motivación, puedes realizar una clasificación de los alumnos según la puntuación obtenida.
  • Desafíos. Realiza competiciones entre alumnos o grupos para determinar quién conseguirá los puntos.
  • Puntuación. Da puntos por cada meta alcanzada, que el alumno podrá ir acumulando hasta finalizar el juego.
  • Misiones. Pon a tus alumnos algún problema, acertijo o pregunta que tengan que resolver para conseguir la puntuación.

Todo esto lo puedes hacer a través de juegos tradicionales, como por ejemplo, realizando un trivial, o bien, haciendo uso de todo la tecnología educativa que hoy día tenemos a nuestro alcance.

Cada vez, existen más herramientas digitales enfocadas a la educación y que están ya muy consolidadas en las aulas, como por ejemplo Class Dojo o Kahoot. Esta última, es una de las herramientas de gamificación en el aula más conocidas, donde los alumnos utilizan diversos juegos de preguntas para su aprendizaje. También existen plataformas destinadas a asignaturas en específico, como Duolingo, muy usada para aprender idiomas.

Jugar es sinónimo de aprender

Ya desde muy pequeños, aunque no sea de forma consciente, aprendemos jugando. Y es que, el juego, es una herramienta innata de aprendizaje. Utilizar esto en las clases, es un arma muy potente para captar y mantener la atención de los estudiantes.

Y es que, como has visto, aplicar gamificación en el aula, hace que las asignaturas sean más divertidas. A veces, los estudiantes, asocian el concepto de enseñanza a lo aburrido. Los niños del siglo XXI han crecido en un mundo digital, rodeados de pantallas, lo que hace que a veces los libros les resulten poco estimulantes.

Este método de enseñanza, fomenta el uso de las nuevas tecnologías de una manera saludable y responsable, y que resulte beneficiosa para el niño o niña. El objetivo es que, herramientas como los videojuegos, sean vistas más allá que como un simple pasatiempo.

Por lo tanto, el objetivo principal de la gamificación es ofrecer una nueva vía de aprendizaje que resulte motivadora para los alumnos y que, obviamente, mejore su rendimiento académico afianzando mejor los conocimientos.

Si quieres saber más sobre tecnologías educativas y cómo usarlas en clase, en Instituto Serca tenemos diversos cursos con los que actualizar tu formación, como por ejemplo, este en Tecnologías de la Información y la Comunicación y didáctica educativa innovadora.

Ahora… ¿Te animas a jugar en tus clases? ¿Qué herramientas de gamificación utilizas en el aula? Cuéntanos en comentarios.

Ángela Casternao

Graduada en Comunicación Audiovisual y especialista en Marketing Digital, Ángela es redactora en el blog de Instituto Serca.

Ver todas las entradas de Ángela Casternao →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.