26 enero, 2023

Pros y contras de ir al psicólogo ¿Vale la pena ir a terapia?

Pros y contras de ir al psicólogo

¿Estás pensando en acudir a un psicólogo, pero no estás seguro de si sería beneficioso o no? No eres el único que tiene dudas y quiere conocer los pros y contras de ir al psicólogo. Muchas personas no están seguras de si puede ser ventajoso o no ir al psicólogo y de cómo podría ayudarles. Por eso, en este artículo analizamos los pros y los contras de ir al psicólogo y te ayudamos a decidir si es la mejor opción para ti. 

Hablamos de los posibles beneficios de ir al psicólogo, como el aumento del conocimiento que va a adquirir uno mismo, la mejora de las habilidades de afrontamiento y la mejora de las habilidades de comunicación. 

También hablaremos de los posibles inconvenientes de acudir a un psicólogo, como el coste, el compromiso de tiempo y la sensación de incomodidad. 

Al final de este artículo, comprenderás mejor los pros y los contras de ir al psicólogo y estarás mejor preparado para tomar la decisión que más te convenga.

  1. Ayuda a comprender y procesar los sentimientos y las emociones: Un profesional de la salud mental puede ayudar a las personas a entender y procesar sus emociones, lo que les permite manejar mejor las situaciones difíciles de la vida.
  2. Mejorar la autoestima: Los terapeutas pueden ayudar a las personas a desarrollar una imagen positiva de sí mismos. Esto puede ayudarlos a sentirse más seguros y confiados en sus habilidades y capacidades.
  3. Aprender nuevas habilidades: Los terapeutas también pueden enseñar nuevas habilidades para manejar el estrés, mejorar las relaciones con los demás, controlar los impulsos y tomar mejores decisiones.
  4. Obtener una perspectiva objetiva: Los terapeutas proporcionan un punto de vista objetivo y no juzgador que las personas pueden usar para entender mejor sus sentimientos y comportamientos. Esto puede ayudar a alguien a ver el panorama general y encontrar soluciones creativas a los problemas.
  5. Mejorar la comunicación: Los terapeutas también pueden ayudar a las personas a mejorar su habilidad para comunicarse con los demás de manera efectiva. Esto puede ser útil para las relaciones personales, laborales y familiares. 
  6. Aprender nuevas estrategias de afrontamiento: Los terapeutas también pueden ayudar a las personas a aprender nuevas estrategias para enfrentar situaciones difíciles. Esto puede incluir técnicas de relajación, habilidades de pensamiento positivo y herramientas que ayuden a la gestión del estrés.
  1. Puede ser costoso: La mayoría de los seguros no cubren la terapia psicológica, por lo que puede ser costoso si lo tienes que pagar de tu bolsillo.
  2. Puede llevar tiempo encontrar el psicólogo adecuado: Puede llevar tiempo encontrar un profesional cualificado con el que te sientas cómodo y con quien puedas construir una relación de confianza.
  3. Es necesario hacer un esfuerzo para abrirse: Ir al psicólogo requiere que compartas cosas personales y emocionales, lo cual algunas personas no están dispuestas a hacer. Esto significa que necesitas estar preparado para abrirte y ser honesto con tu terapeuta.
  4. No hay garantías de éxito: Aunque la terapia psicológica es un tratamiento efectivo para muchos trastornos mentales, no hay garantías de que funcione para todos. El éxito depende en gran medida del compromiso del paciente y la relación que se cree entre el paciente y el terapeuta.
¿Es bueno ir al psicólogo?

Antes de ir examina tus motivos para buscar ayuda

Antes de acudir a un psicólogo, es importante que te asegures que el tipo de ayuda en el que estás pensando es el adecuado. Hay muchos tipos diferentes de problemas de salud mental y el tratamiento adecuado para cada uno variará dependiendo de muchos factores, por eso hay que analizarlos cuidadosamente. 

Si has decidido acudir a un psicólogo, puede ser útil examinar los motivos que te han llevado a buscar ayuda. Esto te permitirá encontrar el psicólogo adecuado para tus problemas específicos y aprovechar al máximo las sesiones de terapia psicológica que vas a recibir.

A continuación te mostramos los factores que tienes que analizar antes de descubrir que especialista es el mejor para ayudarte a solucionar tu problema.

Identifica tus síntomas 

¿Te sientes deprimido? ¿Ansioso? ¿Has dejado de disfrutar de cosas que antes te gustaban? Es importante identificar los síntomas porque te ayudarán a indicar a qué tipo de reto te enfrentas. 

Al principio puede resultar difícil, por eso te proponemos que los escribas, lo que puede ayudarte a hacerte una mejor idea de a qué te enfrentas. 

Debes de averiguar porqué te sientes así

Una vez identificados los síntomas, intenta averiguar por qué te sientes así. ¿Has sufrido recientemente un acontecimiento traumático que ha desencadenado tus emociones? ¿Estás luchando para hacer frente a circunstancias vitales difíciles? Es posible que no siempre, puedas encontrar una única causa que haga referencia a por qué han aflorado estos sentimientos, pero puede ser muy útil explorar los posibles factores que te han llevado a esta situación, uno a uno.

Considera otras alternativas terapéuticas 

Antes de comprometerte a visitar a un psicólogo, debes explorar otras opciones para conocer cómo gestionar tu salud mental, ya que hay muchos tipos diferentes de terapia que no siempre requieren de un psicólogo.

Algunas de estas opciones son escribir un diario, la meditación o la terapia cognitivo-conductual. La TCC puede ser increíblemente eficaz y suele ser más barata que ir al psicólogo. 

Considera los libros de autoayuda

Hay muchos tipos diferentes de libros de autoayuda que pueden ayudarte a controlar tu salud mental. Algunos de los temas más populares son el tratamiento de la ansiedad, la mejora de la autoestima y el control de la depresión. 

Considera la terapia de grupo

Visitar a un psicólogo puede ser una experiencia muy difícil y emocionalmente agotadora. Por eso, la terapia de grupo puede ser una gran opción para personas que se sientan abrumadas en una sesión de este tipo. La terapia de grupo es una buena opción para beneficiarse del apoyo de otras personas que están experimentando retos similares.

Conclusiones:

A la hora de decidir si acudir o no a un psicólogo, es importante sopesar los pros y los contras, como te hemos comentado a lo largo de este post. Aunque acudir a un psicólogo puede ser beneficioso para muchas personas, es importante asegurarse de que estás buscando el tipo de ayuda adecuado. Además, ya sabes que es crucial, explorar otras opciones antes de comprometerte con un psicólogo.

SI este artículo te ha ayudado a aclarar tus ideas acerca de si vale la pena ir al psicólogo, puede que este otro artículo te ayude a dar el paso y animarte a tener una primera visita con un psicólogo.

Marta Álvarez

Marta Álvarez Morillas. Graduada en psicología con especialidad en orientación educativa. Redactora en el blog de Instituto Serca.

Ver todas las entradas de Marta Álvarez →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.