Salud Mental: la gran olvidada de la pandemia

19 enero, 2021 at 11:50 am

Tú también pensabas que el confinamiento duraría los primeros quince días nada más, ¿verdad? Después de casi un año en esta situación, los efectos psicológicos empiezan a pasar factura para todos.

Y a ti, ¿cómo te ha afectado la pandemia?

Ansiedad, depresión y los efectos del COVID-19

Que la salud mental es la olvidada de la pandemia no es ninguna novedad. Pero no, la ansiedad y la depresión no están en el punto de mira de tu alarma sanitaria.

Tal vez te identifiques en otros efectos como el insomnio, problemas de alimentación e incluso una notoria falta de actividad con el consecuente efecto en el peso.

Espera. No te centres únicamente en la operación bikini que das por perdida un año más.

Aunque no lo creas, el sobrepeso junto con la ansiedad, la depresión y demás efectos mencionados en el vídeo anterior, están más unidos de lo que pensabas. Te contamos cómo.

La relación tóxica entre el sobrepeso y otras enfermedades ‘invisibles’

Añade a los factores mencionados el temido confinamiento vivido. Pero, vayamos al grano…

¿Recuerdas cuando solo se permitía salir a la calle a hacer deporte una hora al día allá por abril en España? Bien, si fuiste de los pocos que la utilizó con dichos fines, es un punto a favor de la prevención de esos ‘kilitos’ de más que has ganado en todo este tiempo.

Sin embargo, no es el único nubarrón que acecha tu salud psico-alimentaria. El insomnio y el estrés se juegan el Roland Garrós de tu conducta alimentaria.

El control del apetito, el estrés por la situación que estamos viviendo, el efecto que produce el cambio de tu imagen física en el espejo…Son muchos los factores que te arrastran cada vez más a la boca del lobo; más conocida como: trastornos de la conducta alimentaria.

Anorexia, obesidad o bulimia son algunos de los trastornos alimentarios más comunes a los que puedes aspirar. Lo que no te cuentan es que en muchos casos, no son los únicos que levantan fronteras en la psique de la persona afectada.

Tener una imagen de ti distorsionada puede provocarte una seria depresión, alimentada por el círculo vicioso en el que se convierte la ansiedad por ingerir alimentos o la retención de la ingesta condicionada por un mal aprendizaje.

Como ya sabes, la conducta humana ha sido el objeto de estudio de la psicología desde hace mucho tiempo y, sin duda, comprenderla es el kit de la cuestión para poder ayudar a las personas que sufren diversas patologías a lo largo de su vida.

El COVID-19 nos deja enseñanzas a todos los niveles; como la importancia de la formación en psicología clínica y en áreas concretas como los trastornos de la conducta alimentaria a través de títulos de calidad como los elaborados minuciosamente por Instituto Serca.

Máster Online en Intervención Psicológica en Trastornos de la Conducta Alimentaria y Obesidad

Experto Universitario Online en Intervención Psicológica en Trastornos de la Conducta Alimentaria y Obesidad

Curso Homologado Profesional Online Trastornos de la Conducta Alimentaria

Curso Homologado Profesional Online Terapia y Tratamiento en Trastornos de la Conducta Alimentaria

¿Tienes alguna duda? Contacta con nosotros.

Utiliza tu sentido común, aunque sea el menos común de todos los sentidos

30 de Noviembre: Día Internacional de lucha contra los Trastornos Alimentarios

30 noviembre, 2018 at 10:42 am

Fasting_4-Fasting-a-glass-of-water-on-an-empty-plateComo cada 30 de noviembre, se celebra el Día Internacional de la lucha contra los Trastornos Alimentarios. Este tipo de trastorno afecta mayormente a mujeres (90-95%) en edades comprendidas entre los 12 y los 25 años, siendo más frecuente en la adolescencia (a partir de los 12). Son trastornos en los que la persona afectada se siente profundamente insatisfecha consigo misma, se obsesiona con el control del peso y la comida, sufre mucho a nivel emocional y su vida se ve perjudicada en general por esta insatisfacción y sufrimiento.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria y de la ingesta de alimentos se caracterizan por una alteración persistente en la alimentación o en el comportamiento relacionado con la alimentación que lleva una alteración en el consumo o en la absorción de los alimentos y que causa un deterioro significativo de la salud física o del funcionamiento psicosocial.

La clasificación según Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de los trastornos de la conducta alimentaria es la siguiente:

Captura

 

Los trastornos de la conducta alimentaria se pueden tratar y trabajar, con el soporte familiar adecuado, la implicación de la persona afectada y un tratamiento especializado.